Hoy por hoy las investigaciones se han centrado en la calidad de vida de los cuidadores, debido a que la mayoría de estas personas presentan altos niveles de sobrecarga a causa del impacto físico y emocional que demanda el cuidado de sus familiares. Se ha identificado al cuidador como aquella persona que dedica gran parte de su tiempo a estar pendiente de las necesidades de su familiar o amigo. Este rol genera cambios en la cotidianidad de los cuidadores como son: cansancio físico (agotamiento), reducción de horas de sueño, cambios en las finanzas (para el mantenimiento y cuidado del paciente), estrés, sentimientos de tristeza, ausentismo laboral, abandono de metas, sentimientos de culpa e impotencia, restricciones sociales (aislamiento), síntomas de ansiedad y síntomas depresivos; que pueden llegar a provocar alteraciones en su salud física y mental (Cerquera, Granados, y Buitrago, 2011).

Sobrecarga Cuidadores

     Se ha encontrado que un factor que influye en la sobrecarga de los cuidadores es la falta de apoyo de la familia del paciente, es decir, que sería mejor si dentro de la familia existiera una RED DE APOYO FAMILIAR. Esto implica que no sólo una persona se encarga del cuidado del paciente sino que es un trabajo conjunto de toda la familia, beneficiando tanto al paciente como la calidad de vida del cuidador (Cerquera, Granados, y Buitrago, 2011).

     En el artículo de Cerquera, Granados y Buitrago (2011) también destacan estudios que demuestran la relación que existe entre la dependencia y la sobrecarga; es decir, a mayor dependencia y cuidado que requiera el paciente con Alzheimer, mayor será la carga física y mental del cuidador y, por tanto, mayor el deterioro de su salud. Por ello, se sugiere hacer un seguimiento constante de la salud física y emocional tanto del cuidador como del paciente para garantizar bienestar en la vida de estas personas.

     En síntesis, la enfermedad del Alzheimer no es una patología que afecta solamente al paciente sino que también involucra indirectamente al cuidador y a sus familiares, alterando sus áreas de ajuste (familiar, laboral, social y afectiva) y su calidad de vida. Por tanto, es importante tener en cuenta que aunque el cuidador cumple un papel esencial en el apoyo de pacientes con diagnóstico de demencia, es imprescindible que permanezca con buen estado de salud para seguir desempeñando satisfactoriamente los cuidados que requiere el paciente y, sobretodo, por la importancia que implica mantenerse saludable y gestionar de manera óptima su propia vida.

En la tranquilidad hay salud, como plenitud, dentro de uno. Perdónate, acéptate, reconócete y ámate. Recuerda que tienes que vivir contigo mismo por la eternidad. (F. Cabral).

Referencia

Cerquera, A., Granados, F y Buitrago, A. (2011). Sobrecarga en cuidadores de pacientes con demencia tipo Alzheimer. Psychologia. Avances de la disciplina, 6 (1). 35-45. Recuperado de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=297225770002

Por: Yessika Salazar Cano, Estudiante de Psicología Universidad el Bosque

Email: yevika_32@hotmail.com