Manos que dan afecto“A medida en que vivimos debemos optimizar la utilización de los recursos disponibles “.
Jorge Luis Borges.

Cuidar es un acto natural, es un acto de vida, cada acto que hacemos cuando cuidamos a alguien es simple, pero tiene efectos muy importantes para quien es cuidado.

El cuidado implica comunicación, confianza, compromiso y amor. Lleva a una transformación profunda y cualitativa. Es por eso que cuidar a una persona con demencia no es una tarea fácil y puede volverse agobiante algunas veces. Cada día trae nuevos desafíos; por ejemplo, el enfrentarse a los cambios en la capacidad para ejecutar actividades de la vida diaria, implica modificaciones del entorno físico para mejorar la accesibilidad y transitabilidad de la persona con algún tipo de demencia. También el diseño de nuevas estrategias para poder realizar las actividades básicas funcionales como: vestido, higiene, alimentación y otros. Con los cambios se estimulan ejecuciones independientes, seguras y con menor gasto de energía para los cuidadores.

Las personas con algún tipo de demencia, dependiendo del nivel de deterioro cognitivo, presentan dificultades para la comunicación, que pueden ir acompañadas de problemas en la expresión o en la comprensión. Por tal razón, a continuación Ustedes, queridos cuidadores, encuentran una serie de técnicas fáciles que les ayudarán a mantenerse en comunicación activa y permanente con sus familiares. Desde luego, si han usado otro tipo de técnicas y quieren compartirlas con nosotros, no duden en hacerlo.

RECUERDE:

  • Respete y valide siempre la información que esté reportando así sea después de un cuadro de confusión o delirio, ya que esto es propio dentro de la enfermedad,
  • Escuche sin interrumpir su discurso,
  • Mírelo siempre de frente y busque el contacto con los ojos,
  • Tranquilícelo con una suave caricia o un abrazo para brindarle seguridad y confianza,
  • Haga preguntas a las que pueda contestar con SI o No.
  • Mantenga una buena línea melódica de voz cuando se dirija a su familiar,
  • Nunca hable en diminutivos ni expresiones infantiles,
  • Nunca se niegue a la repetición de la instrucción,
  • Dele tiempo para asimilar la pregunta y para responder,
  • Invítele cordialmente a que ejecute una sola orden, por ejemplo: “Ven aquí”, ”ven a comer” . Ayúdele mostrándole ejemplos: “Abre tu boca”, y el cuidador lo hace. Es importante el uso de las manos o de la mímica,
  • Motívelo siempre en las ejecuciones así lo haya logrado de una forma aproximada o no,
  • Cuando hay fallas en la comprensión del uso del objeto, por ejemplo, la cuchara, es importante repetirle varias veces el nombre del objeto e indicarle mediante acciones motoras para qué se usa o para qué sirve, preferiblemente, en el contexto real,
  • Cuando hay dificultades para encontrar la palabra que quiere decir es importante ayudarlo con el inicio de los primeros sonidos de esa palabra, por ejemplo, “PAN”, para que complete la palabra “PANTALON” y en el mismo caso validarle la información aproximada que pueda dar; por ejemplo, “Calzones”, “eso …. Eso…. pa ponerme, o pa los pies”. “O pal frio”; etc,
  • No hable por su familiar a menos que sea necesario,
  • Siempre manténgalo informado y hágalo participar, no le hable como si NO estuviera presente,

Los cuidadores acompañan a los pacientes con demencia en las tareas de apoyo, adiestramiento y sustitución en las actividades de la vida diaria. De esa manera, promueven y fortalecen una acción y un compromiso ético de respeto a la dignidad del SER humano.

Por: Janeth Plazas González.
Fonoaudióloga, Dirección de Sanidad Policía Nacional de Colombia, yanecas2005@hotmail.com.