“Se le están olvidando las cosas”. “Ha perdido su capacidad funcional”. “Ha cambiado su forma de ser”. “No me reconoce”. “No sabe nuestros nombres”. “Se le ha olvidado si ya desayunó o no”. “ Confunde a sus hijos”. “No sabe dónde está el baño en la casa”. “Me está celando”.

demenca

Que es la demencia

Estas son algunas de las quejas que las personas con demencia y sus cuidadores/familiares, empiezan a reportar al acudir a sus citas médicas. Sin embargo: ¿qué es la demencia?. Acaso, ¿ estamos todos destinados a sufrir un deterioro en nuestras capacidades físicas y cognitivas al alcanzar el zénit de nuestra vida?.

En muchas ocasiones frente a estas quejas los especialistas afirman: “ ¿Pero, de qué se queja con los años que tiene?”, “Eso es lo normal para la edad que tiene”. E inclusive, las personas que nos rodean pueden llegar a decir: “ Esos son los achaques propios de la edad”.

De cualquier forma, tras un diagnóstico, que puede resultar “desgarrador” y generar cambios drásticos en la forma de funcionar de la familia, la persona con la demencia queda al borde del abismo y el cuidador/familiar perdido en ese abismo.

El diagnóstico le lleva a la persona con demencia, cuando aún es consciente de sus dificultades, a plantearse de manera fría su futuro y ese mismo diagnóstico, genera en el cuidador desconcierto, desorientación, cambio en sus roles previos y con el paso del tiempo, fatiga, sobrecarga, estrés, depresión y ansiedad entre otros.

Pero entonces, volviendo a la pregunta que nos planteábamos inicialmente, ¿qué es la demencia? Y ¿cómo impacta nuestras vidas?.

Con los artículos que iremos compartiendo con Ustedes presentaremos algunas definiciones, características y clasificaciones de la Demencia con el fin de ir comprendiendo que

“la demencia no es normal en la vejez y tampoco toda persona que envejece está irremediablemente condenada a padecerla” (Tellez, J., 2012. Psicogeriatría).