El Premio Nobel 2014 de Medicina fue otorgado a John O’Keefe; May-Britt Moser y Edvard I. Moser al descubrir el GPS interno (aquella parte del cerebro que posibilita la orientación en el espacio).

premio nobel

Inicialmente en 1971 John O’Keefe descubrió un tipo de célula nerviosa que era la encargada de la ubicación cuando se encontraba en un lugar determinado (nos indican dónde estamos). En el 2005 May-Britt y Edvard Moser, descubrieron otro tipo de célula a la que llamaron (grid cell) “células de cuadrícula o de rejilla” encargadas del sistema de posicionamiento generando coordenadas y permitiendo la ubicación precisa en el espacio (nos permite la búsqueda de caminos); la unión de estos dos conjuntos de células nos permiten determinar la posición y navegar. El sentido de lugar y la capacidad de navegar son fundamentales para la vida ya que nos dan una percepción de ubicación, distancia y posibles caminos basándose en el movimiento.

Inicialmente esta investigación se realizó con ratas, grabaron las células nerviosas del hipocampo y observaron que estas células no se activan todo el tiempo, sino cuando se ponen en un lugar específico; con lo que se concluye que las células de lugar no simplemente registran la información visual, sino que realizan un mapa interno que se activa en diferentes ambientes.

La corteza entorrinal juega un papel importante, ya que allí se activan algunas células cuando se pasa por diferentes lugares, lo cual da una imagen de cuadricula que constituye un sistema de coordenadas que permite dicha navegación espacial, sin embargo, es el hipocampo el que genera los mapas, representado por la actividad de células de lugar.

¿COMO BENEFICIA ESTE DESCUBRIMIENTO A LAS PERSONAS CON ALZHEIMER? por lo general las personas que padecen de esta enfermedad pierden su sentido de orientación debido a que el hipocampo y la corteza entorrinal se ven afectadas (muerte neuronal) y es por eso que con frecuencia no reconocen el lugar dónde se encuentran y olvidan cómo llegar a determinados lugares.

Este descubrimiento:

-Abre nuevas vías para lograr comprender otros procesos cognitivos como la memoria, el pensamiento y la planificación.
-Permite comprender que las células no actúan separadas, sino que son conjuntos especializados que trabajan juntos para ejecutar dichas funciones cognitivas.
-Puede ayudar a comprender la pérdida de memoria espacial que afecta a estos pacientes.
-Podría ayudar a mejorar el sentido de orientación de los pacientes.

Cada paso que se da en la ciencia es un paso más que se da para la comprensión de las enfermedades, en este caso, de la demencia y, por tanto, es un paso más hacia la calidad de vida de las personas que la padecen.

Tomado de http://www.nobelprize.org/nobel_prizes/medicine/laureates/2014/press.pdf

Por: Nixy Enciso Gomez, Estudiante de Psicología Universidad el Bosque
Email: nixyube@hotmail.com